Agustín de Hipona (San Agustín)

Agustín de Hipona (San Agustín)
Nacimiento 354
Muerte 430

Padre de la iglesia y filósofo religioso más grande. En su juventud no era muy religioso, así que pudo pasar sus mejores años como Dios manda. «Llegué a Cartago, y por todas partes chisporroteaba en torno mío un hervidero de amores impuros. […] Amar y ser amado era la cosa más dulce para mí, sobre todo si podía gozar del cuerpo de la persona amada. De este modo manchaba la fuente de la amistad con las inmundicias de la concupiscencia y obscurecía su claridad con los infernales vapores de la lujuria», dice San Agustín en sus Confesiones. Tuvo un hijo de una de sus amantes. Una vida así sin duda era de su agrado; si no, ¿cómo explicar su oración juvenil dirigida a Dios?: «Dame castidad y continencia, pero todavía no».

Pero luego la religión ganó, los «amores impuros» retrocedieron y Agustín se convirtió en el enemigo furioso de la sexualidad y partidario de celibato reprobando con ira todos los placeres humanos, quiero decir, los placeres paganos. Agustín formuló la doctrina fundamental del pecado original que contagió a todo el mundo cristiano y les quitó el sueño no sólo a los padres de la Iglesia, sino también a centenares de millones de creyentes ordinarios. También fantaseó mucho sobre las direfencias básicas entre la sociedad terrestre y el Reino de Dios. Desarrolló la teoría de la teodicea (justificación de Dios).

Une newsletter qui n’a pas peur de répondre aux grandes questions de notre temps

* Al completar su dirección de correo electrónico, usted acepta recibir nuestras últimas noticias en Vitaly Malkin por correo electrónico y está al tanto de nuestra política de privacidad.