Juan Calvino

Juan Calvino
Nacimiento 1509
Muerte 1564

Reformador religioso francés. Sus biógrafos dicen que de joven Calvino gozaba de la fama de gran pelmazo. Era muy ensimismado, muy religioso, trabajaba con ahínco y celos extraordinarios, echaba sermones a todos con serenidad. Al ganar un poder enorme aterrorizó a la ciudad de Ginebra, donde condenó a muerte a decenas, torturaba a centenares y exiliaba a miles de personas. Más que nada, odiaba a los jóvenes divertidos e indolentes que buscaban satisfacción en su vida (la iglesia sigue odiando a este tipo de gente). Los jóvenes también lo odiaban y nombraban a sus perros en su honor.

Calvino soñaba con limpiar la fe y la iglesia de todo aquello que no es requerido por la Biblia y Dios. Rechazó todo tipo de misticismo. También exigió dejar de adorar las reliquias de los santos, porque impugnaba su autenticidad (estamos completamente de acuerdo con él en este punto: existen tantos sudarios que serían necesarios mil Jesucristos crucificados). Creía en la predestinación: unas personas están predestinadas por Dios para ser salvadas, mientras que otras están condenadas a morir, sin importar el grado de su piedad o estilo de vida. Nada ayudará y ciertamente no se trata de ningún «libre albedrío». Estableció un estado puramente teocrático en Ginebra. Fue Voltaire quien describió mejor a Calvino, Lutero y Zuinglio: «…si abrieron las puertas de los conventos, no fue para que salieran los monjes, sino para convertir en conventos toda la sociedad humana».

Une newsletter qui n’a pas peur de répondre aux grandes questions de notre temps

* Al completar su dirección de correo electrónico, usted acepta recibir nuestras últimas noticias en Vitaly Malkin por correo electrónico y está al tanto de nuestra política de privacidad.