Pablo de Tarso / San Pablo

Pablo de Tarso / San Pablo
Nacimiento 5/10
Muerte 64/67

El más influyente de todos los apóstoles, pero nunca había visto a Jesucristo y por eso no forma parte de los doce apóstoles canónigos. Jesús se le apareció –en realidad oyó su voz– ya resucitado. Sin embargo, con toda la razón se le puede considerar no solo uno de los predicadores, sino el segundo fundador más importante de la nueva religión universal, el cristianismo. Jesús solo reclamaba el cargo del reformador de la religión del pueblo elegido, los judíos, y por eso dice en el Evangelio de Mateo: «no he venido para abrogar, sino para cumplir» (Mateo 5:17). Pablo, en cambio, no sólo colocó la nueva doctrina por encima de la ley judía y la filosofía antigua, sino trazó la frontera entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, acabó con las tentativas de percibir el cristianismo como versión renovada del judaísmo y para siempre lo «arrancó» de la religión judía materna.

Siendo un propagandista genial y organizador talentoso, logró realizar sus ideas emprendiendo cuatro «viajes apostólicos» de misionero a la Asia Menor y creando muchas comunidades cristianas y escribiendo catorce Epístolas canónicas que son la mayor parte de los 27 libros del Nuevo Testamento y que siguen siendo la base de la vida religiosa de las confesiones cristianas principales. En estas epístolas dirigidas a los judíos, pueblos paganos enteros, comunidades separadas o personas concretas Pablo «abrió» la religión de Cristo para todos «liberando» a los cristianos recién convertidos de la necesidad de cumplir los ritos de Moisés, practicar sacrificios, circuncidar a los bebés varones y seguir la cashrut. Desde entonces salvarse se hizo muy fácil, solo bastaba creer en Cristo.

Es imposible no notar que Pablo tiene pocas diferencias de los fundamentalistas religiosos de hoy. Cambió mucho y parece que a propósito, hasta dio la vuelta a la doctrina inicial de Cristo. ¡Cuánta gente habló de esto! Los numerosos investigadores de la religión cristiana, un montón de los teólogos musulmanes, uno de los fundadores del estatalismo americano Thomas Jefferson y hasta Leo Tolstoy.

Pablo cambió el punto de referencia de la doctrina de Cristo que era el amor universal por el miedo universal afirmando que en el principio de la historia el pecado había penetrado en nuestros antecesores, el pecado irreparable y propio de toda gente sin excepción que la llevaba a las enfermedades, sufrimientos y muerte;

Hablaba sin cesar de la diferencia fundamental e invencible entre el espíritu y el cuerpo, negaba todo lo corporal e insistía en la necesidad de «circuncidar el corazón» y la perfección espiritual, escindiendo así al hombre unido en dos mitades irreconciliables;

De forma incansable demostraba el odio hacia la sexualidad humana, en especial hacia la femenina. Cristo se llevaba muy bien con las mujeres, pero Pablo no les permitió desempeñar ningún papel importante en los asuntos de la Fe y la Iglesia, cosa que provocó su discriminación multisecular;

Se distinguía por su intolerancia absoluta hacia las opiniones ajenas. En su vocabulario la palabra griega herejía dejó de significar «dirección, escuela, doctrina» y se convirtió en la «interpretación equivocada» y casi el crimen. У en el horizonte de la historia se atisbó la Inquisición.

Así que, lo reconozcamos o no, pero nuestra civilización cristiana es más la herencia de Pablo que del mismo Cristo.

Une newsletter qui n’a pas peur de répondre aux grandes questions de notre temps

* Al completar su dirección de correo electrónico, usted acepta recibir nuestras últimas noticias en Vitaly Malkin por correo electrónico y está al tanto de nuestra política de privacidad.